lunes, 31 de octubre de 2011

¿Halloween?, la mejor cultura son nuestras propias raices

Llaman a mi puerta unos niños disfrazados de no se exactamente qué, y sin mediar palabra (y entiendo que debajo de esas caretas están sonriendo) me preguntan ¿truco o trato? .

Y eso mismo es lo que me pregunto yo, ¿todo esto tiene truco o hemos hecho un mal trato?. Pues creo que realmente hemos hecho un mal trato a costa de nuestra cultura.

Como tecnólogo soy consciente de las grandes ventajas de la globalización, pero eso pienso cuando: Pero cuando veo lo de Hallowen pienso ¿cómo estamos importando estas expresiones culturales?, ¿Qué pasa con nuestra cena del día de los santos y nuestro día de los difuntos?, ¿acabaremos cambiando las gachas y los buñuelos por un hacha de plástico en mitad de la cabeza?, porque a veces parece que nuestra cultura lleva ese hacha que le hace desangrarse, y a las pruebas me remito, ¿tenemos al menos el sentido profundo de los huevos de chocolate o pintados que hay en pascua en los centros comerciales?, ¿porqué permitimos que un obeso personaje vestido de rojo desplace a nuestros queridos reyes magos?, ¿y sabemos porqué hemos tomado de la cultura china ese gato dorado que no deja de mover la pata que acaba uno con dolor de articulaciones nada más de verlo?...a este paso acabaremos celebrando el día de acción de gracias, y lo que es peor, sin ser capaces de exportar la procesión del abuelo o las lumbres de san Antón.

Una cosa es la inmersión cultural, y otra es que en vez de una inmersión esto sea ahogar lo nuestro. Si importamos folclore que sea sumándolo al nuestro y con conocimiento de su significado más profundo, pues eso es cultura,

“La mejor cultura son las raíces de cada pueblo”

Muy bien, chaval, hay trato, yo te lleno la bolsa de caramelos pero si tú vas a casa y le haces a tus padres que te expliquen lo que son los melenchones