lunes, 15 de septiembre de 2014

Mentiras desde Cataluña

Mentir, según el diccionario de la RAE, en su primera acepción, es “Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe”, pues hace 4 días se celebró la Diada, según las cifras facilitadas por la La Guardia Urbana de Barcelona había 1.800.000 manifestantes. De forma directa basta multiplicar los 11,2 km ocupados, por el ancho de las vías para entender que esa cifra no es posible salvo que se llenaran todos los carriles, árboles y mobiliario urbano incluido, con más de 3 personas por metro cuadrado. 

Según la segunda acepción del Diccionario RAE, mentir es “Inducir a error.
Por ejemplo utilizar repetitivamente la dicotomía Cataluña y España, hablar de las relaciones de Cataluña y España, la deuda de España con Cataluña, el Gobierno de Cataluña se ha reunido con el de España, es una mentira gramatical encubierta pues induce al error (sin entrar en contenidos), lo correcto es hablar de Cataluña y EL RESTO de España,  Dicen “Cataluña se quiere independizar de España”, debe ser “algunos catalanes se quieren separar DEL RESTO de España”.

Y seguimos con la definición de mentir. En sus acepciones 4ª y 5ª mentir es "Falsificar algo" y "Faltar a lo prometido, quebrantar un pacto". Los separatistas catalanes asimilan democracia y derecho a decidir, como si se pisoteara un derecho democrático si no se permite hacer el referéndum independentista allí; doble mentira. Lo que es antidemocrático es no respetar las leyes democráticas, especialmente las consensuadas, y la norma suprema. O sea, faltar a lo prometido (o jurado) y quebrantar un pacto. Sobre el derecho a decidir la soberanía lo dice muy claro el Artículo 1 de la Constitución española: “La soberanía nacional reside en el pueblo español”, no en una parte de él, así que si decide alguien la soberanía Española seremos todos los españoles mientras exista esta Constitución tal como la hemos consensuado, lo contrario sí que sería pisotear la democracia, el derecho a decidir del resto de los españoles.

Así que los dirigentes catalanes mienten, y si esto es grave, peor es que presumen de hacerlo en nombre de sus votantes, y a la vez arrastran a un gran porcentaje en esa mentira, los cuales no mienten, sino que sólo faltan a la verdad (por desconocimiento, desinformación o manipulación).


Queridos oyentes cuidado con los mentirosos (Compte amb el dels mentiders) que ya decía Hitler que “Las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña”.