lunes, 8 de julio de 2013

Políticamente todo debe renovarse (o morir)

Tengo la suerte de contar entre mis amigos con Jose Antonio Rodríguez Salas, el alcalde de Jun. Lo conocí porque aceptó participar en algunos cursos que he codirigido sobre redes sociales en La Carolina y Baeza, como experto en e-ciudadanía.

Conocido en la sede central de Twitter, este visionario lo que hace en Jun es exactamente gobierno participativo. Los plenos se transmiten en directo, y todos los ciudadanos participan activamente en las decisiones. Con él estuve hace unas semanas, y lo que le rondaba por la cabeza eran los cursos de la UIMP, pero estando allí vio cómo se estaban cociendo las primarias andaluzas de su partido y optó por presentarse. Ahora se encuentra con un camino de obstáculos en una primaria precocinadas con urgencia...¿es que hay miedo a que se levanten las alfombras?.

El cambio es necesario en la clase política, en todos los sectores, en todos los escalafones, en todas las instituciones y en todos los partidos. En un sistema maduro de elección popular no tiene sentido que precisamente los cargos principales los pongan a dedo los que salen, dejando todo atado y bien atado...salvo que tengan miedo de que el que llegue no esté en deuda con el que se va.

O se regenera la clase política o esto se seguirá alejando de ser "el gobierno del pueblo", que es lo que significa democracia según el DRAE. Si se convocan primarias, si se abren las ventanas, es para que entre aire fresco. Si no se renueva el aire viciado acabaremos asfixiándonos lentamente.