lunes, 11 de julio de 2016

Una piscina y treinta segundos...

Estamos en pleno verano, época de piscinas . Y precisamente por esta época, El 6 de julio cumplió 31 años mi señora, y el 7 de julio cumplió 28. Y es que al día siguiente de su tercer cumpleaños ella volvió a nacer. la suerte es que ella puede contarlo, y se te estremece el cuerpo cuando lo hace.

Ella  se acercó al filo de la piscina para recoger un flotador amarillo que se estaba alejando, entonces recuerda que cayó, intentaba salir del agua sin saber nadar, veia el filo de la piscina pero no llegaba,  la superficie se iba alejando hacia , todo se hacía lento y cansado . Y  pensaba, porque nadie viene a por mí, porque nadie me salva, por qué no me recogen. La siguiente Imagen que recuerda es una habitación extraña y rodeada de cables. En ese intervalo de tiempo los padres, que acaban de llegar al ,campito,  intercambian saludos con los tíos, notan que falta una por besar,  y ven que en el pequeño intervalo de salir del coche y entrar ella ya está flotando bocabajo en la piscina.

La correcta decisión de sus tíos Tomás y Adriano, de practicar el boca-boca, junto a la RCP a la pequeña ya sin pulso y morada, justo en el filo de la , en lugar de llevarla a urgencias, es lo que le salva la vida.

Queridos oyentes, 40 niños mueren ahogados en España cada año , y es que un niño se ahoga en sólo 30 segundos (20 segundos en el caso de un bebé). Todos los cuidados con los pequeños, en esta época de piscinas, son pocos, pero además debería ser obligatorio unos conocimientos en primeros auxilios desde el colegio. .. Saber para prever, y prever para proteger. Disfruten del verano, pero no se descuiden.