martes, 19 de julio de 2016

Golpe de Estado fallido y TIC

De nuevo las Tecnologías de la Información y la Comunicación vuelven a ser fundamentales en hechos históricos actuales.

Para nada pueden ser ya obviadas, ni siquiera para dar un golpe de estado. Si hace unos años las redes sociales permitieron derrocar gobiernos en la Primavera Árabe, en esta ocasión el no control del ejército turco sobre estos medios ha permitido que el pueblo no permita derrocar el sistema de gobierno establecido.


Con lo cual no ha sido suficiente con controlar el parlamento, las vías de comunicación y la televisión pública. Las redes sociales han permitido que los ciudadanos turcos salgan a la calle, y desde todo el mundo hemos podido ver en vivo, gracias por ejemplo a las transmisiones en Periscope, lo que estaba sucediendo en cada parte del mapa (Ankara, Estambul, la frontera, el aeropuerto,…) y todo con cientos de cámaras en vivo, en directo y sin censura.

Y mientras, el Presidente Erdogan se dirigía a la población ¿cómo?, a través de FaceTime.

Ya lo decimos, lo que todavía hay quien llama las nuevas tecnologías, no es que han venido para quedarse, sino que son parte sustancial de nuestra sociedad global, y ya la definen y son decisorias sobre su desarrollo y evolución.


Queridos oyentes, no sólo hay que estar, sino saber estar.