lunes, 8 de febrero de 2016

¿Vivimos en Titerelandia o en Titiriterelandia?

¿Vivimos en Titerelandia o en Titiriterelandia?

Porque está claro que nuestra sociedad recuerda al mito de la caverna de Platón, donde nosotros sólo vemos las sombras de una realidad que hay oculta, a nuestras espaldas. Pero en ese juego de imágenes irreales que estamos viendo…no sé si vivimos en Titiriterelandia, donde los que tenemos delante son titiriteros que manejan los hilos a su antojo para, según el caso, entretenernos, adoctrinarnos, asustarnos o lanzar cortinas de humo convertidas en polémica, o por contra estamos en Titerelandia, y los que vemos no son más que títeres manejados a su antojo desde arriba por ciertos hilos que cuando no distraen los suficientes son cortados, y sacan a escena a otro personaje.
¿Dónde acaban los títeres y empiezan los titiriteros?, ¿son a su vez los titiriteros títeres de otros titiriteros superiores?, los que podríamos denominar metatitiriteros… 

Platón trata de explicar a través del mito de la caverna la diferencia entre el mundo sensible, conocido a través de los sentidos, y que corresponde a las sombras proyectadas, frente al mundo inteligible, sólo alcanzable mediante el uso de la razón.

En nuestra sociedad, ¿estamos en Titerelandia o en Titiriterelandia?. Lo que no se le escapa ni a los espectadores más pequeños es que los hilos se manejan de arriba hacia abajo, que no es difícil ver títeres que manejan títeres, o que sin público que aplauda no hay títeres, pero… ¿se han dado cuenta que sin títeres tampoco hay titiriteros?