martes, 29 de diciembre de 2015

"No hay inocentes, sólo distintos grados de responsabilidad"

Queridos oyentes (y lectores), ¡felicidades!, felicidades porque hoy es el día de los santos Inocentes, y en este país, otrora llamado España, me temo que todos somos inocentes.

Y digo que todos somos inocentes porque por una parte todos tenemos en mente a corruptos que son inocentes aunque se demuestre lo contrario, y por otra por el resto de paisanos que vivimos en una sociedad donde todo es una pura inocentada:

¿O no lo es que un gobierno autonómico no se constituya, y el sistema dependa de una asamblea de antisistema que para colmo ni siquiera se desbloquea con una votación de 3030 asamblearios que queda en empate?, la probabilidad matemática de este resultado roza la inocentada, aunque los inocentes son los ciudadanos del resto del país que se mantiene a la espera de próxima ocurrencia del discípulo del inocente que llevaba sacos de basura a Andorra, y no precisamente llenos de basura.

y una inocentada es que con los niveles de paro que alcanzamos, los de pobreza y nuestros
preparados jóvenes sin esperanza salgamos de unas elecciones nacionales cuyo futuro son otras nuevas elecciones, porque el bipartidismo supuestamente enterrado tiene a todos pendientes de las alianzas de esos dos partidos, entre ellos o contra ellos.  Y todo por un sistema electoral diseñado para premiar a las mayorías con el objeto de posibilitar la gobernabilidad, que de momento no la permite, y que es detestado por las minorías...por no ser mayoría.

Y para inocentes los que habría que cribar de los ERES, la Gürtel, Malaya, Púnica, Bankia, Nóos...para separar a los culpables, aunque corremos el riesgo de que al arrancar la cizaña arranquemos a la vez el trigo.

Aunque limpiando la era vienen con medidas que si se hubieran anunciado todas hoy hubieran sido catalogadas de malas inocentadas en esa tradición periodística del 28 de diciembre: madres limpiando colegios, universitarios barrenderos, niños recogiendo colillas y reinas magas en las cabalgatas.

¿Es que nadie se va a tomar en serio la política, o sea, nuestro futuro?.

Queridos oyentes, no basta mirar a los que gestionan y lamentarnos o criticar, todos tenemos nuestra responsabilidad, por acción u omisión:  reflexionemos e incluyamos acciones más trascendentes que la dieta, el gimnasio o los coleccionables para el año que comienza esta semana, porque en realidad ningunos somos inocentes de lo que sucede...como dice Stieg Larson "No hay inocentes, sólo distintos grados de responsabilidad".