martes, 23 de diciembre de 2014

Lo que dice Juan de Pedro dice más de Juan que de Pedro

Recuerdo el sonsonete de los niños de san Ildefonso del 22 de diciembre como el que me despertaba el primer día de las vacaciones de Navidad, mis vacaciones favoritas. Mi madre solía poner el sorteo, y cuando nos levantábamos ponía villancicos en el salón y ya nos poníamos a hacer el belén y adornar la casa. Forman parte de la banda sonora de mi vida.

Y son los pequeños detalles los que marcan tus recuerdos. Queridos oyentes en cada una de nuestras casas los Reyes Magos llegan de la manera que nos marca la tradición familiar, y nunca se equivocan, a algunos les envuelven los regalos, a otros nos los dejan como en un escaparate, a otros se los
esconden, zapatos, anís, caramelos, agua para los camellos, por la noche, de madrugada... Y esos detalles son los ladrillitos que hacen tu vida, y los haces tuyos, y los transmites, muchas veces sin saberlo,...y ese simple ejemplo del tonillo de la lotería lo podemos extender a cualquier detalle vital. 

Siguiendo con el ejemplo maternal, jamás la oí criticar a nadie, ni hablar mal, y si de algo rehuía era de los que venían criticando a una tercera persona que no estaba presente. Pues eso también es parte de la herencia vital, y precisamente el otro día salió en una conversación una frase que me recordó este ladrillito, y salió en el entorno de un grupo de amigos con una calidad humana excepcional, frase que les dije que hoy compartiría con todos ustedes en esta columna, para que la asimilen y la transmitan:

"Lo que dice Juan de Pedro dice más de Juan que de Pedro".

¡Qué gran verdad!, una crítica a una tercera persona a sus espaldas, un ataque, al que peor deja es al que critica...y a la larga se le vuelve en contra. Y además deja una tarjeta de visita al que escucha, que instintivamente asimila que darle la espalda al criticador conllevará una crítica cuando la ocasión se lo permita.

Queridos oyentes, estamos en días de reconciliación, de comidas y charlas sinceras, algunas en exceso por la ingesta abundante de ciertas bebidas...no olvidemos esta frase, no caigamos en la crítica por la espalda, ni permitamos a otros que la hagan ante nosotros. Sepamos ver las situaciones sin superficialidad, porque eso nos permite sacar mucha más información de cada situación,

...en el fondo es como cuando vemos a alguien leyendo un libro que nos gusta...sepamos ver a un libro recomendándonos a una persona.