martes, 4 de noviembre de 2014

El enamoramiento con datos del WhatsApp

En cierta ocasión comentaba cómo el cruce de millones de datos de las compras que se hacen en los centros comerciales permite, por ejemplo, comprobar cómo suele haber cierta relación entre comprar cerca del fin de semana cervezas, aperitivos y pizza, junto a pañales, toallitas y tarritos infantiles; y eso corresponde a las parejas jóvenes que cambian los hábitos del cine por la película o serie en casa con la llegada del bebé. 

La interconexión digital actual permite obtener datos de donde menos esperamos y de ahí conclusiones muy enriquecedoras. Así,  (http://adashofdata.com/2014/10/14/how-text-messages-change-from-dating-to-marriage/)  la ingeniera Alice Zhao  hace un curioso estudio de todos sus WhatsApp que intercambió con su pareja en sus primeros años de noviazgo y los compara con los de su primer año de casados; El resultado no puede ser más descriptivo, y es una prueba más de cómo los datos certifican realidades antes imposibles de medir, aunque algunas veces predecibles:

Una vez casados, las palabras más repetidas por el marido son “casa”, y por ella “OK”, y entre ambos una de las que destaca es “cena”. Sin embrago, en la época de noviazgo eran “Amor”, el nombre del otro, y el saludo “Hey”.

En cuanto a las frases, se pierden las frases de soltero: “Te quiero, nena”, “ten un buen vuelo” (ella vivía fuera)  o “Que tengas dulces sueños” y las que se repiten son del tipo “nos vemos en casa” o relativas al trabajo.

Y si bien el tema de la cena es recurrente en ambos periodos, el contexto pasa de “¿Estás libre el lunes para la cena?” al “¿Qué hay de cena?”.

Es evidente que una vez casados hay frases que se pueden decir cara a cara, pero ¿no es también cierto que de las 24 horas del día hay momentos en los que no se está cara a cara y no hay porqué dejar el romanticismo?

Deberíamos echar todos un poco la vista atrás, y otro poco subir por nuestro WhatsApp, y buscar qué ha cambiado para peor en nuestras frases; porque sería muy triste que la palabra “Amor” también haya desaparecido de nuestros mensajes a lo largo del tiempo.. Por si acaso, dediquen un minuto a coger el WhatsApp y decirle a su pareja cuánto la quieren; que si este sistema de mensajería ha sido la causa de 28 millones de rupturas, lo sea también del fortalecimiento de su relación de pareja.