martes, 14 de octubre de 2014

Aprendiendo Ciencia en los 'cacharritos'

Ante la escasez de recursos hay que agudizar la inteligencia:

La feria es un laboratorio científico impensable en ningún centro educativo de la provincia ni siquiera en aquellas épocas de derroche y bolsillos distraídos. Por tanto, al igual que se hacen visitas escolares culturales se podrían (y ahí lanzo la idea) planificar visitas científicas a las atracciones de feria, como hacen en el parque de Mirabilandia, en Faenza (Italia).

¿Se imaginan que en el Centro escolar se pudiera montar una montaña rusa, una caída libre, una noria, etc?, pues evidentemente es impensable, pero en estos momentos lo tenemos montado, con sus operarios y las medidas de seguridad adecuadas; y paradas en horario escolar. Y les pongo algunos ejemplos para motivar a compañeros inquietos:

Las torres de caída libre son estructuras verticales de gran altura que los pasajeros recorren hacia arriba y hacia abajo bien en caída libre o con fuerzas que superan a las de la gravedad. ¿Qué nos ocurre si bajáramos con un vaso lleno de agua?, pues si la aceleración de descenso supera a la de la gravedad el agua se sale, si es caída libre esta permanece dentro...

Para los más jóvenes, la noria es un magnífico ejemplo de movimiento circular uniforme, además de permitir comprender de manera sencilla el concepto de presión atmosférica, cada 8 metros de altura disminuye un milibar la presión atmosférica.

En un tiovivo se puede comprender el famoso péndulo de Fucoult (del cual tenemos uno en el Campus Universitario), o el efecto Coriolis, que ayuda a entender el sentido del giro del agua en los sumideros según el hemisferio o el de los anticiclones y las borrascas.

En las atracciones tipo montaña rusa se pueden entender los conceptos de aceleración, fuerza centrífuga, energía cinética, experimentar la ingravidez, o la aceleración de más de 2g,  y utilizando adecuadamente los acelerómetros de los teléfonos móviles tenemos un laboratorio de alta tecnología.


Aprovechemos los recursos que tenemos con imaginación, irá en beneficio de nuestra sociedad a largo plazo, y como dice el lema de mi amigo el director de Iniciativas Musicales, “Si se divierten, aprenden.” aunque puntualizo una cosa, igual que el centro no suple a los padres en la educación de sus hijos, esta propuesta no eximiría de la visita familiar a los columpios, con carácter completamente diferente, y mucho más necesaria que la científica. Feliz feria de San Lucas.