lunes, 7 de abril de 2014

Racismo en las aulas

Rafael, Andrés, Gaspar y Ramón son cuatro alumnos míos de la asignatura Modelos Matemáticos; cuatro jóvenes de unos 22 años. Comentando el otro día en el grupo de WhatsApp me comentaron que tenían un problema. Un problema grave. Hay gente en Jaén que les hace el vacío, y ya no es un mobbing, esos cuatro jóvenes cuentan que en el autobús, la gente prefiere estar de pie en el autobús antes que sentarse a su lado.

Comentan que por la calle les miran como bichos raros, pero lo que más les duele es que ese mismo trato lo reciben en la propia Universidad, entre sus compañeros (no de la Institución).  ¿Y saben porqué?, ¿porque van mal vestidos?, para nada. ¿por que son conocidos blanqueadores de dinero?, tampoco. ¿Por ser conocidos delincuentes que despilfarran dinero público o han asesinado?, tampoco, dirán, pues porque van con armas...(sólo su sinceridad), esto les sucede porque Rafael, Andrés, Gaspar y Ramón son...negros. Sí, en serio. Jaén 2014.  
La discriminación y desprecio en la calle lo achacan a la ignorancia, lo que más les duele y no llegan a entender es que sea generalizado incluso entre jóvenes universitarios. No han venido en patera, ni saltado la valla, no son temporeros,...pero es que eso tampoco justificaría esa actitud. Sólo son personas. Jóvenes que entran en un pub, o en un bar, y la gente les hace hueco como apestados. 

Escuchar decir a unos chavales jóvenes, con los ojos tan brillantes propios de la juventud, como los de sus compañeros de clase blancos, que les gustaría que con ellos sucediera como con los homosexuales, con los que se han tomado medidas para evitar la discriminación es muy penoso. 

Que cuatro muchachos que están preparando su futuro en una tierra alejada miles de kilómetros de su familia te digan que si ellos tuvieran la fuerza moral que ven en los europeos muchos no habrían aguantado ese menosprecio continuo y se habrían quitado la vida...

Pues sí, queridos oyentes, esa es la sociedad en la que estamos, en la que se nos llena la boca de progresismo, de ser una sociedad avanzada, y en la que discriminamos a unos chavales por el grave delito de ser negros. Sí, en Jaén 2014. 

Les pedí perdón, queridos oyentes, sí, es pedí perdón a mis alumnos en nombre de la sociedad en la que vivimos. De nuevo aprendí de ellos más humanidad que todas las matemáticas que les pueda yo enseñar.

Y les puedo asegurar que lo más fuerte de lo que me contaron lo tengo guardado en el móvil. Por ser negros. 

Queridos oyentes, si se encuentran a uno de estos muchachos denles todo el cariño que le hemos negado, compénsenles, acérquense a ellos, sólo van a sacar aprender de otra cultura, quitar prejuicios,...y a los universitarios junto al B2 en idiomas deberíamos de exigirle un B2 en humanidad y valores para darle un título universitario. Chavales, desde aquí un cariñoso abrazo a los 4.