martes, 1 de abril de 2014

Es tarea de todos combatir el desempleo

El pasado viernes estaba en la cola de la taquilla del cine y coincidí con un antiguo alumno. Al preguntarle cómo le iba, en esta difícil época, me comentó que estaba haciendo las maletas para irse al extranjero (triste realidad muy extendida), pero lo curioso es que me daba las gracias porque el puesto que consiguió provenía de una oferta de empleo que yo había colgado hacía un tiempo en mis redes sociales. Obviamente, como acicate para otros alumnos, en el siguiente post con una oferta de empleo, hice referencia a esta situación, 
...y cual fue mi sorpresa que me llega un mensaje directo de una alumna del curso de redes sociales y sector oleícola del pasado otoño en la UNIA contándome que ella está en una situación parecida, y gracias a ese curso, ella optó por generar su propio empleo  online..., ¿y porqué les cuento esto?, porque yo debo estar más orgullosos por lo que planté la semana pasada que por lo que recogí...

Pues porque en este momento social en el que no encontramos, es una responsabilidad para todos, y cada uno desde su ámbito de acción, el ayudar a trabajar a nuestros conciudadanos. Toda empresa, de cualquier tamaño, de titularidad privada o pública, toda administración, los medios de comunicación, cada uno desde su propia responsabilidad deberíamos de reordenar en nuestras prioridades el puesto que ocupa el fomento del empleo; obviamente no todo el mundo tiene capacidad para crearlo, pero sí al menos para ayudar a buscarlo, para motivar a los desempleados, para orientarles, animarles, etc. o incluso de manera indirecta, para hacer que otros de nuestro entorno lo hagan,...y esto, queridos oyentes, es hoy una obligación moral, y no cabe el derrotismo, se puede, y por eso les traigo estos dos ejemplos de esta semana pasada. 

Y cabe la excusa de mirar a los políticos, a los gobiernos, a las instituciones responsables de empleo y al panorama que nos rodea para caer en el derrotismo...pero cada uno tiene su lugar en esta tarea de toda la sociedad. Y un buen ejemplo es nuestro querido locutor, Antonio Agudo, que en las mismas redes sociales, como un goteo incesante, repite su ya clásico... “y a quien corresponda: Ya hay 57.400 parados en Jaén”, gotera que irá calando en quien corresponda.... pero es que nos corresponde a todos, y nos corresponde a todos directamente pero también como responsables de haber elegido a quien toma las decisiones y administra nuestros recursos municipales, autonómicos, nacionales y europeos.

Somos lo que hacemos, no lo que pensamos ni lo que sentimos.