lunes, 15 de abril de 2013

Ojiplático: estamos vendiendo España a jirones

Hace unos días estuve con un empresario marroquí del sector inmobiliario en la costa malagueña. Como del escuchar se aprende, le pregunté a Achraf, que así se llama, ¿cómo afectaba la crisis a un marroquí a fincado en Benalmádena desde hace doce años?, se quedaba ojiplático cuando le mencioné la palabra crisis.

¿Crisis?, ¡qué va!, al contrario...el que se quedó, ante su reacción, ojiplático fui yo. Mis ojos volvieron a su forma natural tras la siguiente explicación: La crisis nacional ha provocado una caída en los precios de las viviendas, y basta asomarse a Internet para ver que no todo el mundo está en crisis, por tanto nuestra situación es una oportunidad para el comprador extranjero, que puede obtener viviendas a un 80% del precio de hace unos años.

Así que Cerca de 40 mil extranjeros no residentes compraron vivienda el pasado año (y algunos de estos más de una vivienda), encabezando el ranking, según el consejo general del notariado, los británicos y los rusos y aumentando entre otros argelinos y marroquíes. Además el pago suele ser al contado, lo que reduce los trámites y financiación de nuestra banca

Y la costa malagueña es señalada como la que anticipa la evolución de este mercado, allí comenzó el parón inmobiliario con la crisis y allí parece remontar...pero con compradores extranjeros.

Viajar no es cambiar de lugar sino de ideas, y aquí se las traigo.

La piel de toro está en venta, o lo que es peor, la estamos vendiendo en jirones...y por necesidad. ¿quien va a conocer a la vuelta de unos años a este país antes llamado España?.