lunes, 16 de abril de 2012

A la Casa Real le salen los tiros por la culata

La primera semana tras la Semana Santa ha sido bastante movidita. Mientras se disparaba la prima de riesgo, hacía lo propio Froilán, y mientras caía la bolsa, seguía la misma suerte el Rey. Y es que parece que últimamente a los españoles en general, y a la Casa Real en particular, no para de salirle el tiro por la culata.

Y mientras se comentan las noticias del imputado y el amputado, o casi amputado, Urdangarín y Froilán, nadie se acuerda de que van a recortar 10 mil millones en educación y salud; así que de la canción, ni salud ni dinero, sólo nos queda el amor, y no daré ideas vayan a poner un copago por enamorarse. Claro que si lo del copago sanitario llegara realmente a imponerse, con la racha que llevan, la que se arruinará sería la casa real, y acabaríamos con un rey realmente (valga la redundancia por lo del rey realmente) campechano, pero sin orgullo ni satisfacción.

Ante tanto despropósito hay quien ve a la monarquía balanceándose en la tela de una araña, y quien espera que la baja de su majestad sea superior a 9 días para poder practicar un despido procedente. Y si mientras Froilán está en el hospital, el rey estaba en Botsuana, y mientras el rey está en el hospital, la reina está en Grecia...
- ¿Puedo hacer una pregunta?
- Dispara, dispara
- ¿Es la familia real una familia real?,
Y cuidado con la respuesta que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo
- ¿Porqué no te callas?
 - Pues me callo, porque no tiene ni pies ni cabeza.