lunes, 16 de noviembre de 2015

Terrorismo yihadista

Tremendo lo de los atentados, y desde aquí quiero enviar mis condolencias a la ciudad de París, a toda Francia, y al mundo occidental y del siglo XXI, pues esto ha sido un ataque terrorista contra nuestra cultura, nuestra sociedad, desde una mentalidad del siglo XI,de guerra santa, de mujeres sin derechos, contra la que han entendido la capital de las perversiones y la abominación, donde hombres y mujeres disfrutan de fraternidad y sobre todo de igualdad y libertad y fraternidad.

¿Y ahora qué?, porque reacciones, opiniones y análisis hay tantos como colores, desde el color morado coleta que de manera inmediata encuentran a los culpables, en Estados Unidos y el capitalismo, los malos por naturaleza, y donde los yihadistas solamente responden a las provocaciones, hasta la condena a todo el islamismo e incluso a las religiones.

Cierto es que no podemos generalizar en ninguna parte, ni aquí ni allí, ni la sociedad occidental está unida (como podemos ver con los cristanófobos-proislamistas que no se sienten identificados con el pacto antiyihadista) ni todos los musulmanes son terroristas, los más valientes incluso ya se han manifestado con el  "No en mi nombre".

Pero lo cierto es que si hay algunos que entienden que están en Guerra Santa contra nuestra sociedad, si dicen que van a matarte y actúan en consecuencia a esas amenazas, debemos tomárnoslos en serio,..y no es venganza sino defensa.

Sin embargo esto es un problema mucho más profundo, que hay que solucionar a largo plazo con la formación/educación, mientras no haya un desarrollo cultural de manera que estemos todos en el siglo 21 la brecha será insalvable. De nada valdrá que le roguemos "¡Dejad de matar, por Dios!", mientras no les inculquemos "Que no se mata por Dios".