lunes, 5 de septiembre de 2011

De nada vale el talante si no hay talento

Leía este verano un libro que decía "rodéate de gente mejor que tú para correr, sólo así progresarás".

Es mucho más complicado que correr sólo, pues constantemente están empujando tus límites personales, pero sin duda lo que más mejora tu nivel físico es correr con gente mejor que tú.

En la empresa sucede lo mismo, si un dirigente se rodea de gente mejor que él mejorará de forma importante los resultados de la organización, aunque sea más difícil de gestionar. La mejor manera de hacer una buena gestión es rodearte de gente mejor que tú, y ahora hablo desde la experiencia personal, a lo largo de mi etapa como Vicerrector de la Universidad de Jaén he trabajado codo con codo con José Ramón Balsas y María José del Jesus, desde mi punto de vista dos profesionales mejores que yo, resultado: la Universidad se ha convertido en referente nacional e internacional en temas de tecnología. ¿Y esto porqué lo digo ahora?, pues porque la mejor manera de criticar es desde la propia experiencia.

He tenido ocasión de hablar en estos días con algunos de los 30 firmantes del sector crítico del PSOE de la capital, y una de las  cosas que le achacan a Carmen Peñalver es no haberse rodeado de los mejores, tanto a la hora de hacer las listas como a la hora de hacer oposición, y eso al final se paga.

Queridos dirigentes, de todos los ámbitos, de Universidad, de Empresa, pero especialmente responsables políticos: elegid de colaboradores a personas mejores que vosotros mismos y no temáis que os puedan hacer sombra ni quitar el puesto. Pensad en vuestra responsabilidad y en el legado que vais a dejar.

De nada sirve el talante si no hay talento.